A lo largo de nuestra vida hemos ido cumpliendo metas que se nos imponen ya sea como familia, sociedad o laborales, sin embargo, Salomon Issa Murra opina que desde nuestra niñez nos han forjado para aprender a establecerlas en nuestra vida propia en diferentes aspectos intrapersonales.

Establecernos metas en nuestra vida tiene una gran importancia, ya que gracias a ellas podemos progresar y perfeccionarnos como personas, muchas veces tendemos a ser muy soñadores, pero los sueños no trascienden si estos no los convertimos en metas.

Quizá muchas veces nos cuesta mantener la motivación necesaria para cumplir cada una de ellas, pero esto puede ser por diferentes factores, en esta entrada de blog, hablaremos acerca de las características especiales que deben tener nuestras metas y objetivos para cumplirlas satisfactoriamente.

Para lograr trabajar adecuadamente con nuestra mente, es necesario plantear metas en positivo, de esta forma evitamos el auto sabotaje y nos enfocamos más en buscar los medios para alcanzarla, aunque de ante mano podemos decirte que además de ello, tendrás que trabajar y realizar muchos ajustes para poder alcanzarlo.

Es importante no dejar nuestras metas al aire, es decir si una de ellas es bajar cinco kilos, entonces la pregunta es ¿En qué tiempo? Por lo cual te debes asegurar de que puedan ser medibles, y así llevar un control no solo del progreso, sino del tiempo en que tardaste en cumplirla.

Otro de los aspectos fundamentales que debes tomar en cuenta, es que cada una de las metas y objetivos debe ser alcanzable, o por decirlo de mejor manera, debe ser realista, pide y exígete cosas que estén a la altura de tus recursos y posibilidades, recuerda que las cosas pequeñas te llevan a las más grandes y elevadas.

No olvides que las metas u objetivos deben estar alineados a tus propósitos de vida, enfócate en ¿quién te quieres convertir?, recuerda que antes de ayudar o querer progresar en cada uno de los aspectos de la vida, es importante sentirte bien y satisfecho contigo mismo.

Por último recuerda revisar siempre tus avances, no dejes que tus metas o el trabajo que estás realizando para perseguirlas pase desapercibido, más bien dedica tiempo a examinar ese trabajo, ya sea semanal, mensual, trimestral, tú decides las pautas, dedica un sábado o una noche a examinarte y realizar los ajustes que sean pertinentes para seguir progresando.