Uno de los aspectos fundamentales a tener en cuenta a la hora de proyectar un negocio a largo plazo es lograr la fidelización de los clientes. Esto se logra no sólo proveyéndoles un buen servicio y una comunicación fluida, sino que además es importante mantenerse en sintonía con las tendencias actuales y no quedarse atascado en el tiempo en lo que a ambiente, servicios o estética se refiere.
El mantenerse vigente ha de ser una de las metas de cualquier negocio, aunque a veces las obligaciones “tangibles” del día a día (el trato con empleados y clientes, la limpieza, el contacto con proveedores, la contabilidad, etc.) no dejan tiempo para tareas más subjetivas o aquellas cuyos resultados son evidentes más bien a largo plazo.
De manera que si durante esta Semana Santa no tenías planes de salir de tu ciudad, tal vez sea un buen momento para aprovechar esos días libres y darle una nueva cara a tu negocio.
Opciones que pueden ayudarte a mantenerte vigente:

  1. Renueva tu oferta
    Nunca subestimes la importancia del efecto de la sorpresa sobre tu clientela: ya sea te dediques a la gastronomía o a la venta de productos o servicios, renovar el catálogo cada tanto generará curiosidad en tus clientes. Siempre es bueno tener algo nuevo que ofrecer, pero ¡ojo!, muchos de tus clientes están fidelizados gracias a un producto o servicio en particular, y es importante no eliminar de tu catálogo aquellos que los atraen de forma consistente.

  2. Cambia la cara
    Cambiar la estética de tu local no sólo lo renueva a ojos de tus clientes, sino también a ojos de tus empleados, quitando de encima la sensación de rutina y monotonía.
    Un nuevo color de paredes o un cambio en el diseño de interiores pueden dar sensación de novedad sin alejarte demasiado de la imagen de tu marca. Si prefieres algo más drástico, una renovación total de la estética de tu local puede ser una buena apuesta si es que tienes una cartera de clientes bien fidelizada.
    Es importante no dejar nada al azar y que estos cambios, ya sea grandes o pequeños, sean diseñados y proyectados por un profesional.

  3. Profesionaliza tu imagen comercial
    Tu negocio no se caracteriza sólo por tú local o tus clientes: la imagen que proyectes en las redes sociales o a través de la publicidad gráfica o audiovisual es también una parte sustancial de tu identidad comercial.
    Con la importancia que han adquirido las redes sociales en los últimos años, es fundamental asegurar una buena imagen y asegurarte una cartera de seguidores que crezca exponencialmente. Para eso, necesitas una buena imagen gráfica personalizada y una buena estrategia de marketing para hacerla llegar a la mayor cantidad posible de clientes potenciales, ambas tareas que precisan de profesionales cualificados.

Soy Nesim Issa Tafich, ¡hasta pronto amigos!